10 beneficios de comer garbanzos que (probablemente) no conocías

Publicado
04/12/2015

Los médicos recomiendan tomar entre dos y cuatro raciones de legumbres a la semana debido a su alto valor nutricional y, dentro de este tipo de alimentos, destaca especialmente el garbanzo. Este producto típico de la gastronomía del Mediterráneo y de Oriente Medio debería ser imprescindible en nuestra dieta por su importante cantidad de fibra, vitaminas, proteínas y minerales. Así que si todavía no forma parte de tu alimentación, repasa los siguientes beneficios que contiene y que (probablemente) no conocías para terminar convenciéndote.

Los garbanzos poseen un alto porcentaje de fibra, especialmente de la soluble (la que se disuelve en agua y forma un gel en el intestino), lo que ayuda a realizar una buena digestión, a prevenir el estreñimiento y a mejorar la flora intestinal.

Además, la fibra de los garbanzos combinada con el potasio y las vitaminas C y B6 que contienen también protegen al corazón reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades coronarias.

Aunque sean un elemento muy calórico, los garbanzos ayudan a perder peso. Esto es así porque su fibra nos hace sentir saciados y reduce el hambre evitando que piquemos entre horas.

Son muy ricos en potasio, un mineral que mejora la circulación sanguínea y reduce la presión arterial. Por ello, los garbanzos están especialmente recomendados para aquellas personas que sufren de hipertensión.

Este alimento es uno de los más ricos en vitamina K, que impide la formación excesiva de osteoclastos, las células que eliminan los minerales de los huesos, los cuales también se fortalecen gracias a las proteínas de los garbanzos.

Los garbanzos tienen, en porcentaje, la misma cantidad de hidratos de carbono que los cereales, exactamente un 55%, bastante más que el resto de legumbres, por lo que los convierten en un alimento ideal para deportistas.

Además de sus proteínas o vitaminas, que son fundamentales para las mujeres embarazadas, también son una fuente importantísima de ácido fólico o folatos, sustancia que favorece el correcto desarrollo del bebé.

Por último, los garbanzos también están especialmente indicados para personas que padecen diabetes porque su zinc permite al organismo asimilar mejor la insulina y almacenar correctamente.