Cuatro errores que cometes al alimentar a tu mascota

Publicado
12/10/2016 por

Nuevo drama del Primer Mundo: nuestras mascotas está engordando demasiado y hay una epidemia de obesidad. ¿Cómo evitarla?

La vida muelle y los errores en la alimentación tienen la culpa. Revisamos algunos de los errores comunes de la alimentación de las mascotas. Hay que decir que todo lo hacemos por amor… pero ya se sabe hay amores que matan.

1. Le has quitado muchas calorías para intentar que pierda peso

Es el primer instinto que tenemos, que coma menos pero esto puede causar una mal nutrición que traerá otras deficiencias más graves. Los veterinarios creen que la dieta no se debe reducir demasiado y la mascota debe seguir comiendo el 75% de lo que comía antes del régimen. Es mejor probar con alimentos light para mascotas que reducirle drásticamente la alimentación.

2. Quieres introducirle en la dieta suplementos alimenticios.

Si has alimentado a tu mascota de un modo sano y balanceado tu perro no necesita suplementos a no ser que veterinario se los prescriba por alguna carencia específica. Es importante que informes al veterinario de los suplementos que le das a tu mascota para que no esté sobrecargado de unos nutrientes y escaso de otros.

3. Le estás dando solo alimentos crudos

Hay una especie de fascinación global por los alimentos crudos, pero a pesar de sus beneficios también puede tener algunos perjuicios para la salud tuya y de tu mascota. Por ejemplo con la carne cruda hay riesgo de contaminación por varias bacterias. Algunos estudios ya han encontrado contaminación bacteriana en más de 1.000 muestras de varias marcas de comidas para mascota en Estados Unidos. Si aún así insistes en alimentar a tu mejor amigo con alimentos crudos, lee bien la etiqueta y escoge aquellos que han sido sometidos a una pasteurización a altas presiones para reducir el riesgo de infección.

4. Le estás dando de tu comida

Es difícil resistir la tentación de no darle un gusto a tu mascota dejándole algo de sobra de tu plato, pero el problema es que esta comida tiene demasiadas calorías y condimentos para ella. La recomendación es darle algo más sano como frutas o vegetales, por ejemplo, pepinos, manzanas o carnes magra. Y que esos alimentos representen el 10% de su dieta.